Festival Eñe

Escritores, libros y lectores. La fiesta de la literatura.

El regreso de Ulises, de Alberto Manguel y Max

Tras muchos años de ausencia, Ulises regresa al lugar del que partió. Sin embargo, ahora todo es diferente: al recorrer la que fue su ciudad, a la que no logra reconocer, se topa con un personaje que había conocido en otro tiempo, la Sibila de Cuma.

El regreso de Ulises es la alianza hecha historia del escritor Alberto Manguel y el dibujante Max. Editada por Nórdica y ya a la venta, ambos se han unido para afrontar un relato sobre el exilio. Una historia protagonizada por el mítico Ulises, sobre la sensación de exilio y el sentimiento de no pertenencia a una comunidad que padecen los desplazados.

Alberto Manguel (Buenos Aires, 1948) pasó su niñez en Israel, donde su padre era embajador, y de vuelta a Argentina estudió en el Colegio Nacional de Buenos Aires e inició estudios de Filosofía y letras en la Universidad de Buenos aires, que abandonó. Comenzó a trabajar en una editorial y viajó por Europa con trabajos editoriales en París y Londres, que continuó en Haití. Se estableció en Toronto adquiriendo la nacionalidad canadiense, trabajando desde allí en diversos periódicos como The Washington Post y The New York Times, compaginándolo con su labor literaria, traductora y editorial.

Max (Barcelona, 1956) se inició en la historieta en los años ochenta y en la revista El Víbora. En 2007 obtuvo el Premio Nacional de Cómic por su libro Bardín el Superrealista. Ha sido fundador y codirector editorial de la revista de vanguardia gráfica NSLM entre 1995 y 2007. Su trabajo como ilustrador incluye carteles, portadas de discos, ilustraciones para prensa, libros y animación. Desde 2009 ilustra semanalmente la sección «Sillón de orejas» en el suplemento cultural Babelia, del diario El País.

Ant1 de 3Sig
Usa en el teclado las flechas ← →

U-13

Durante los muchos años de ausencia había recordado el camino a casa como una serie de imágenes: la casa de la señora inglesa, el roble en medio de un círculo de piedras, el muro desnivelado que él y sus compañeros trepaban jugando a que era una montaña. Ahora dejó que sus pies lo condujesen como un par de mulas que conocían el camino. Hacia adelante, girar a la izquierda, ahora a la derecha, a la izquierda de nuevo. Miró en torno, maravillado.

Deja tu comentario

Tu email no será público